Un vecino del Lucero se enamora de una vecina de la Yenka

Lucero y la Yenka

Superando todas sus barreras culturales y físicas, un vecino del barrio del Lucero y una vecina de la Yenka han conseguido encontrar el amor.

«Venimos de culturas distintas, de zonas opuestas en el pueblo, pero nuestro amor podrá con todo lo que se nos ponga por delante«, han dicho.

Manoli, de 27 años, admite que al principio empezó a salir con Rafa, de 29, con cierta prudencia, consciente de que él era del Lucero. «Pensé que en cualquier momento me pediría subir al cerro o vernos en la Plaza de Toros, allí casi no hay bares para salir«, comenta la chica. «Sin embargo lo que ha ocurrido es que Rafa me ha descubierto su mundo y yo a él el mío»

No vamos a discutir que barrio es mejor, lo importante es lo que tienen en común

Rafa, por su parte, comenta que hasta ahora no había estado con nadie de fuera del barrio «porque es un jaleo tener que discutir a donde vamos o donde vivir llegado el caso, al final la relación se rompe«. Él creía que Manoli no saldría del Don T y que sólo pasearía por el parque. «¡Cuantos prejuicios tenía!«, nos dice entre risas.

Hace una semana, él le preparó un picnic en el cerro y ella le invitó a comer una hamburguesa Don T. «Supongo que él disfruta comiendo en mitad del campo, yo no lo entiendo pero aún así le respeto porque le amo«, dice Manoli.

Las familias de ambos se muestran reticentes, no ven clara esta relación. «Vienen de mundos muy distintos, ¡La Yenka no es el Lucero, por dios!» dice la abuela de ella. «Hay barreras que ni el amor puede superar, no creo que lleguen a nochevieja» dice el padre de él.

Deja un comentario

Top